El mundo de Štěpán Zavřel

El homenaje a Štěpán Zavřel, con motivo de la trigésimo octava edición de la exposición Le immagini della fantasia, se manifiesta en el deseo de exhibir unas obras creadas por el Maestro para ilustrar la Biblia. Una Biblia pensada para los niños que entrelaza historias, valores, enseñanzas y que sobre todo habla de amor.

La exposición va acompañada del texto de Giuliano Zanchi, un profundo conocedor de la obra de Štěpán Zavřel, a quien el estudioso ya ha dedicado importantes escritos.

“La ligereza pictórica con la que retrata plantas, cielos, animales, vislumbres, sabe plasmar de la forma más natural el burbujeo imaginativo de seres que se expanden en continua transformación. Parece nata montada de colores que llena de manera exuberante el espacio. La fantasía de la vida y la voluntad que la despierta nunca termina. Al mismo tiempo, esta multiplicidad nunca produce desorden, sino siempre armonía. Esta no es una ráfaga histérica de elementos. Es un concierto de formas en constante equilibrio ”. Y de nuevo con respecto a las ilustraciones del Edén: “Parece un dulce paisaje italiano. Reina una gran calma y todos tienen su espacio. La pareja humana, en cambio, se encuentra inmersa en un denso huerto en el que no se distingue el privilegio de la soledad. Sus ojos miran hacia nosotros, sus semejantes, llenos de una conciencia que no pueden compartir con otros seres vivos. El don de la conciencia ilumina la mirada y cambia la realidad “*.

* Giuliano Zanchi, “Caminando con Dios”, en “Le immagini della fantasia 38”, catálogo Mostra Internazionale d’Illustrazione per l’Infanzia, Ediciones Tapirulan, 2020.

Ilustracione de Štepán Zavrel, “In cammino con Dio”, Arka Edizioni.

Štěpán Zavřel nació en Praga en 1932 y llegó a Italia en 1959, huyendo de su tierra natal.

Artista polifacético, con estudios internacionales de pintura, animación, escenografía y vestuario teatral, en 1968 se instala en Rugolo de Sarmede, atrayendo una red internacional de creativos. En 1983 creó la Exposición Internacional de Ilustración para Niños y en 1988 la Escuela Internacional de Ilustración. Murió en Sarmede en 1999.

La Fundación Štěpán Zavřel fue creada para continuar el camino emprendido por el Maestro a favor de la ilustración y los ilustradores.